Alquilar una casa; una buena alternativa a la compra

¿Compras o alquilas? Es la clásica pregunta a la que nos enfrentamos todos, tarde o temprano. Aunque España es un país en el que preferimos comprar la casa en la que vivimos, el alquiler está en auge. Con este motivo, hoy te presentamos algunos consejos y apuntes que consideramos relevantes si te has decidido a alquilar una casa.

 

alquilar una casa

 

Alquilar una casa; ¿qué debes tener en cuenta?

  • Alquilar una casa no convierte al propietario en tu enemigo, pero tampoco en tu amigo. Ten muy en cuenta que el arrendador defiende sus propios intereses. Por supuesto, lo normal es que tu bienestar obre en beneficio del propietario, pero puede que ambas partes tengáis opiniones diferentes sobre lo que significa “bienestar”. No lo olvides.
  • Lee lo que firmas. Alquilar una casa es un compromiso de largo plazo, con derechos y obligaciones para ambas partes. Fíjate bien en cada cláusula del contrato de arrendamiento para tener muy claro a lo que te enfrentas.
  • Comprueba el inventario. Alquilar una casa puede suponer que la alquiles con muebles, electrodomésticos y otros enseres. Esto quiere decir que el contrato de alquiler debería incorporar un inventario detallado de lo que se incluye. Tómate el tiempo de comprobar que dicho inventario casa con la realidad y que no falta nada de lo que se menciona.
  • Fíjate bien en la cláusula de mantenimiento y reparación. Una de las mayores fuentes de conflicto entre propietario e inquilino es la reparación y el mantenimiento de los desperfectos. Aclara muy bien este punto del contrato cuando vayas a alquilar una casa.
  • Tú tienes la posesión. Salvo excepciones y siempre y cuando cumplas con tus obligaciones del contrato, la posesión de la casa es tuya. El propietario no tiene derecho a entrar cuando le plazca y no debe disponer de llaves. Alquilar una casa significa que, a efectos prácticos, es “tuya”, aunque la propiedad sea del arrendador.
  • Paga siempre el alquiler. Sí, es una perogrullada pero, si dejas de pagar, pierdes muchos de los derechos inherentes a alquilar una casa. La renta que pagas por la casa debe ser tu prioridad; ponlo en el primer lugar de tu presupuesto mensual de gasto.
  • Sé responsable. Debes comportarte con buena fe y cuidar de la casa que ocupas. Si lo haces y además mantienes una buena relación con el propietario, alquilar una casa puede ser una muy buena alternativa a la de comprar.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *