Alquilar una vivienda con garantías

En el post de hoy queremos ofrecer algunos consejos para alquilar una vivienda con garantías, en el sentido de que no se produzca sorpresa alguna que convierta la experiencia en una pesadilla. Se trata de darte algunas pistas, señales o circunstancias a evitar si te encontraras con ellas llegado el momento.

 

alquilar-una-vivienda

 

Alquilar una vivienda; ¿señales de alarma?

  • Cuando el precio es demasiado bueno para ser verdad. Ya conoces el dicho; “nadie da duros a cuatro pesetas” y si algo es excesivamente barato, quizá se deba a que existe algún problema o vicio oculto. ¿Hay una discoteca cerca que impide dormir a todos los que ocupan la casa? ¿La factura del gas es muy alta porque la casa es muy difícil de calentar en invierno? ¿Hay humedades u otros defectos de los que no has sido informado por el propietario?
  • Cuando el propietario no quiere firmar contrato o sólo quiere recibir dinero en efectivo. Si vas a alquilar una vivienda y el propietario no quiere poner nada por escrito, has de preocuparte. Si esto es una exigencia del arrendador, quizá tenga algo que ocultar. En estos casos, has de imponer la necesidad de firmar un documento que refleje las obligaciones y derechos de cada parte. Si no es posible, deberás buscar otra casa…
  • Cuando el propietario no se lleva bien con los vecinos. No es fácil ponerse en contacto con los vecinos o con los inquilinos anteriores pero si da la casualidad de que los conoces, ponte en contacto con ellos antes de firmar nada. Alquilar una vivienda te compromete con el arrendador durante bastante tiempo por lo que es interesante saber previamente qué opinión se tiene de él.
  • Arreglos mal hechos. Una de las obligaciones de los arrendadores es realizar las reparaciones necesarias para que se pueda ocupar la casa en buenas condiciones de seguridad, higiene y practicidad; ¿qué reparaciones se han hecho en la vivienda? ¿Las reparaciones se han hecho bien? Si vas a alquilar una vivienda y observas que hay demasiadas “chapuzas”, quizá esto sea señal de que el propietario no presta mucha atención a la conservación de la casa. Mucho ojo.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *