Alquilar vivienda; consejos para el inquilino

Mucho escribimos en este blog sobre el mundo de las mudanzas, pero no es tan habitual que nos adentremos en “el después”, a saber, en lo que sucede una vez nos hemos acomodado ya en nuestra nueva casa tras haberse marchado el camión de la mudanza. Sí, por supuesto que queda el desempaquetado y la puesta en orden general de la vivienda, pero tampoco vamos a abordar esto hoy. Hoy queremos darte algunos consejos relativos a alquilar vivienda, en el sentido de las precauciones y consideraciones que has de tener en cuenta como arrendatario. Veamos cuáles son.

 

alquilar-vivienda

 

Recomendaciones para alquilar vivienda

1.- Por ejemplo, sabrás que para alquilar vivienda, habrás tenido que entregarle al arrendador y propietario de la casa una fianza, equivalente a una mensualidad de alquiler. Dependiendo de la localidad en la que te encuentres, dicha fianza ha de depositarse en la cuenta del organismo oficial que corresponda. Por ejemplo, en Madrid se trata del Instituto de la Vivienda y en Barcelona es el Institut Català del Sòl. El hecho de que se haga este depósito te protege a ti y a tu dinero, por lo que has de exigir al arrendador el recibo de que en efecto se ha hecho el depósito en cuestión.

2.- Compara proveedores de electricidad y gas. El hecho de alquilar vivienda y que ya estén contratados los suministros con determinadas compañías, no significa que no puedas cambiar de proveedor. Compara las diferentes alternativas de las que dispones para el lugar en el que vives y elige la que mejor se adapta a tus necesidades.

3.- Comprueba el inventario. El contrato de arrendamiento debería detallar los enseres, muebles y electrodomésticos incluidos con el alquiler de la casa. Asegúrate de que todo está en orden y, si es posible, haz un inventario fotográfico de todo al comienzo del arrendamiento. Es una manera de evitar responsabilidades que no te corresponden a ti.

4.- Por último, alquiler vivienda es algo temporal y, aunque termines marchándote de allí, procura cuidar de ella como si fuera tuya. Mantenla en buen estado de uso y conservación porque ésta es la mejor manera de proteger tu fianza. No realices ninguna obra, reforma o mejora sin el consentimiento del propietario y, en líneas generales, intenta llevarte bien con el arrendador. De esta manera, todo es mucho más fácil y agradable.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *