Cómo empaquetar un espejo para la mudanza

¿Quién no conoce las supersticiones que rodean a los espejos? Unos dicen que reflejan el alma y que romperlos puede poner nuestras vidas en peligro. Otros afirman, directamente, que la rotura anuncia la muerte, o que conlleva siete años de mala suerte. Aunque desde Mudanzas Arquera no queremos echar leña al fuego ni dar alas a toda esta mitología, sí queremos darte algunos consejos sobre cómo empaquetar un espejo adecuadamente. Al fin y al cabo, más vale prevenir que curar, ¿no?

 

empaquetar un espejo

 

Empaquetar un espejo; ¿podemos por nuestra cuenta?

  • Ésta es la primera pregunta que debemos plantearnos llegado el momento de empaquetar un espejo. Dependiendo de sus dimensiones y de tu peso, puede que no sea prudente acometer el trabajo nosotros mismos. Empaquetar un espejo pesado no está al alcance de cualquiera y, ante la duda, merece la pena buscar ayuda profesional. Por supuesto, si la mudanza te la realiza Mudanzas Arquera, no has de preocuparte por nada.
  • Independientemente de si realizamos o no la mudanza por nuestra cuenta, es importante utilizar una caja especial para el traslado de un espejo. Pregunta a tu empresa de mudanzas por los diferentes tamaños disponibles.
  • Para empaquetar un espejo, es vital que la caja tenga el mismo tamaño, o muy parecido. Con ello evitaremos que el espejo “baile” dentro de la caja y no habrá sustos.
  • Inserta papel burbuja en todos los bordes interiores de la caja, para que el espejo descanse sobre dicho papel y no directamente sobre el cartón de la caja.
  • A su vez, envuelve el espejo en papel burbuja y asegura bien todo el conjunto con cinta de embalar. Esto se hace tanto para proteger el espejo como para evitar que éste quede holgado dentro de la caja.
  • Una vez hayas colocado el espejo en la caja, usa papel burbuja —o papel de periódico— para rellenar los huecos y que el conjunto quede perfectamente compacto.
  • Y, por último, sólo se debe empaquetar UN espejo por caja; no intentes llenar una caja con varios espejos; la tragedia —o la mala suerte, según se mire— estaría asegurada.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *