Limpiar la casa antes de mudarte | Mudanzas Arquera

Limpiar la casa antes de mudarte puede darte mucha pereza, pero a veces es preceptivo hacerlo. Si hemos estado viviendo de alquiler, es probable que debamos dejar la casa como nos la encontramos al principio del arrendamiento si no queremos tener problemas con el propietario. Si, por el contrario, la casa era nuestra y la hemos vendido, por cortesía deberíamos hacer un esfuerzo por no dejarla hecha unos zorros. Y, en último lugar, si la casa sigue siendo nuestra, pero la vamos a alquilar a un tercero, hay que ser todavía más escrupulosos.

A continuación te dejamos algunos consejos sobre cómo limpiar la casa antes de mudarte. Esperamos que te sean de utilidad y que la casa a la que te estás mudando también te la encuentres limpia.

 

limpiar-la-casa-antes-de-mudarte

 

Limpiar la casa antes de mudarte; obligación y cortesía

  1. Paredes. Quita todos los clavos o ganchos que hayas colocado durante tu estancia. En la medida de lo posible, emplea algún producto para rellenar los agujeros que hayan quedado e intenta tapar también las grietas. Si la casa es tuya y la vas a alquilar, quizá te exijan que la pintes.
  2. Lámparas y apliques. Si vas a llevarte los apliques de techos, deja por lo menos los casquillos con sus bombillas correspondientes; que los nuevos habitantes de la casa tengan luz, ¡hasta que se hagan con unas lámparas!
  3. Basura y desechos. No dejes bolsas de basura sin retirar de la vivienda. El hecho de que la casa ya no sea nuestra no implica que no nos hagamos cargo de los restos de cajas o papel de embalaje —por ejemplo— que nos hayan sobrado durante la mudanza.
  4. La nevera. Limpiar la casa antes de mudarte implica que quizá debas meterle mano a la nevera, en el caso de que no sea tuya. Saca todos los cajones y emplea un jabón suave para limpiarlos, así como el interior.  Lo mismo aplica para el horno, salvo que en este caso deberás emplear un producto específico para este electrodoméstico.
  5. El baño. Quizá sea la parte más importante, porque no sólo has de limpiarlo, sino que también hay que desinfectarlo. Presta especial atención al váter y bañera, algo en lo que la gente se suele fijar especialmente. Usa un producto específico para baños y no olvides limpiar también los azulejos.

Y a partir de aquí, puedes ser todo lo perfeccionista que quieras. Puedes aspirar y fregar suelos, limpiar persianas y cristales… de ti depende la impresión que quieras causar a los que vengan tras tuya.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *