Una mudanza con perro

Una mudanza con perro no tiene por qué ser una “mudanza de perros”, si se nos permite la expresión, en el sentido de que una mudanza con perro no tiene por qué ser más complicada o estresante que una mudanza libre de mascotas.

Ahora bien, precisamente para que el día del traslado no sea traumático para nuestros amigos peludos de cuatro patas, queremos ofrecerte los siguientes consejos; se trata de usar el sentido común pero nunca está de más hacer hincapié en el cuidado de los animales.

 

mudanza-con-perro

 

La mudanza con perro; cuestión de rutina

  • En un mundo ideal, el día de la mudanza tu perro no debería ni siquiera estar presente. Si puedes dejarlo con un amigo o familiar, que conozca al animal y con quien éste se sienta a gusto, mucho mejor. Ten en cuenta que habrá desconocidos en casa y que la puerta estará abierta durante casi todo el día; mejor evitar sustos.
  • En la mudanza con perro, éste ha de seguir su rutina de siempre. Debe comer y pasear a las mismas horas, tanto el mismo día del traslado como los primeros días en el nuevo destino. Los perros son animales de costumbres.
  • Tu perro sentirá la necesidad de explorar la nueva casa en cuanto llegue. Querrá olfatearlo todo y hacerse una composición de lugar. Permite que lo haga y acompáñalo durante su primera “inspección”.
  • En la mudanza con perro es vital que previamente actualices sus vacunas y que tengas bien localizada su cartilla; te hará falta en el caso de que tengas que cambiar de veterinario. Recuerda que el animal debe llevar microchip y que esto es especialmente importante cuando uno se enfrenta a una mudanza; los perros tienden a escaparse si se encuentran en un entorno extraño y es fácil que se pierdan en un barrio que no conocen.
  • En cuanto llegues a tu nueva casa, crea un pequeño rincón o espacio para tu perro, con su cama, sus juguetes y abundante agua. Es preferible que sea en una zona o habitación tranquila de la vivienda, aunque no sea su sitio definitivo.

Para finalizar, simplemente recordarte que los animales se estresan tanto o más como los animales; ¡dales el cuidado y los mimos que merecen!

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *